Gálatas 3:1

“¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?”


Cristo crucificado

Una locura


Cuando haya gustado una buena comida, ¿No le gustaría probar más de esta comida tan sabrosa?

Mira lo que dice Pedro en cuanto a desear como leche no adulterada la Palabra de Dios: “si es que habéis gustado la benignidad del Señor.” 1 Pedro 2:3. Nos da a entender que una vez probada… desea más.

Cuando haya gustado una buena comida, ¿cómo le parece una comida blanda, simple, sencilla?

Mira lo que dice Pablo para no dejarse ser influido a comer algo sencillo después de haber probado lo rico “para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,” Efesios 4:14 – 15

El ser humano es atraído por las cosas “nuevas”, “extrañas”, “diferentes”. Pareciera locura seguir con la “misma cosa” día tras día. Cuando el mundo ofrece un sin número de “verdades” pareciera locura no investigarlas para probar.

El enemigo ocupa “trucos”, “engaños” y “fantasías” para llamarnos la atención o mejor dicho para distraernos de la verdad que hemos gustado cuando llegamos a ser salvo. Cuando la verdad se revela, ¿porque volver al error? Pedro habla con franqueza de los que vuelven a la “religiosidad” en 2 Pedro 2:22 “Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”

Si tenemos una visión enfocada, si no nos dejamos ser distraídos, si la mirada sigue puesta en el Señor Jesucristo y la verdad del evangelio nos llamarán locos. Pero estaremos en buena compañía con Pablo.

“Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco. Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura.” Hechos 26:24 – 25

“Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros. Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.” 2 Corintios 5:13 – 15


Reflexión personal: ¿Conozco la verdad?


Oración: Padre, refuerza mi conocimiento de la verdad para que con Pablo digo “yo sé a quién he creído” y “por lo cual estoy seguro”.


 

Esta entrada fue publicada en Devocional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.