Gálatas 4:18

“Bueno es mostrar celo en lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”


Sirviendo al ojo

Motivado por otro


“No hago nada, si nadie me está mirando.” Para muchos pareciera un malgasto de esfuerzo hacer algo bueno sin que nadie se dé cuenta. Pero ese pensar, en realidad, es tener una muy corta vista porque ¿no nos está mirando Dios en todo momento?

Esa actitud es un problema muy grave en el ser humano en cuanto al trabajo terrenal y con razón Pablo trata con el asunto en varias ocasiones. Curioso que Pablo describe no solamente el cómo deberíamos de trabajar sino también el por qué y el para qué.

“no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.” Efesios 6:6 – 8

“Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.” Colosenses 3:22 – 24

Pero ese problema no es solamente en lo terrenal, sino vergonzosamente también ocurre en lo espiritual. Pablo en otra ocasión trata con este asunto.

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:12 – 13

Lo sencillo del asunto… hay que recordar para quien fuimos salvos y a quien sirvamos. Que alguien “no mira” que estoy ayudando a alguien, o que estoy apoyando en algo, o que estoy sacrificando de lo mío… no debe de importarme. Todo lo hago por Él y para Él. Esa actitud es la correcta y significa que los ojos están puestos en lo que importa para la eternidad. Las “felicidades” o los “bien hecho” terrenales, no comparan al “bien hecho siervo fiel” del Padre celestial.


Reflexión personal: Que mi motivación sea mi Salvador y mi Señor. Que mi servicio no sea motivado por la emoción o por el ánimo de otro, sino que mi servicio sea motivado por Él quien me amó y se entregó asimismo por mí.


Oración: Padre, aunque nadie se dé cuenta de mi servicio para ti, da me paz y tranquilidad sabiendo que para ti es una gran cosa cuando hago tu voluntad. Que mi servicio sea de agradecimiento y no de deber, sirviendo porque quiero y no porque debo. Gracias por Él quien hizo tu voluntad dando su vida por la mía.


 

Esta entrada fue publicada en Devocional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.