1 Timoteo 5:24 – 25

“Los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes que ellos vengan a juicio, mas a otros se les descubren después. Asimismo se hacen manifiestas las buenas obras; y las que son de otra manera, no pueden permanecer ocultas.”


Abierto

Escondido


Que bueno fuera de reconocer como David que nuestra vida está totalmente abierta delante de nuestro Creador.

“Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.” Salmo 139:1 – 4

Es posible que otros nunca se darán cuenta de lo que hemos hecho en la vida, que sean cosas buenas o sean cosas malas. Pero delante de Dios, todas nuestras obras, que sean buenas o que sean malas, están expuestas a la luz. “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.” Hebreos 4:13

Unos con propósito se esconden para implementar sus maquinaciones pecaminosas, aunque dicen que nada malo han hecho. Pero cuando la luz alumbra sus hechos, huyen como cucarachas para esconderse. “Y ésta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.” Juan 3:19 – 21

La tentación es de señalarlos y acusarlos y juzgarlos, pero no nos toca a nosotros este trabajo. “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.” 1 Corintios 4:5

Al contrario, hacedores de buenas obras no buscan ser reconocidos y trabajan debajo del “radar” aunque la tentación es de proclamar lo que estamos haciendo, pero de igual manera no nos toca este trabajo. “Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” Mateo 6:2


Reflexión personal: ¿Escondido para hacer maldad o escondido haciendo el bien?


Oración: Padre, ayúdame a “Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala.” 1 Pedro 3:11 sabiendo que “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.” 1 Pedro 3:12


 

Esta entrada fue publicada en Devocional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.