Evangelio – Las Cadenas de la Esclavitud – Esclavo del Pecado

La esclavitud puntualiza la historia de casi cada cultura, nación o religión. A través de las edades y en diferentes lugares los sistemas de esclavitud y los derechos de los esclavos difirieron el uno del otro. Pero, por lo general la esclavitud ha sido un trato unilateral donde una persona (el esclavo) es considerada como la propiedad de otra (el amo) y no tiene salida.

En muchas instancias, la esclavitud ha llevado al abuso y al maltrato de personas, algo que como seres humanos nos da vergüenza. Las cadenas de la esclavitud existen hasta el día de hoy y se estima que millones de personas todavía viven en esclavitud, incluso a un sin número de niños y de jóvenes.

Uno debería agradecerle al Señor la libertad que tiene.


Esclavo del Pecado

Uno podría pensar como los judíos en el primer siglo: “jamás hemos sido esclavos de nadie.” Lo triste para ellos, es que nunca reconocieron como fueron esclavos en varias occasiones y por varios anos. El reino del norte llamado Israel fue llevad por Assyria durante el reinado de y el reino del sur llamado Juda fue llevado por Babylonia durante el reino de . Cuando ellos le contestaron esto al Senor Jesucristo eran actualmente bajo el yugo del imperio Romano. Quizas tenian ciertas libertades, pero esencialmente eran esclavos.

Y usted en el sentido literal tendría razón en decir que no eres esclavo de nadie. Pero consideramos lo que la Palabra de Dios dice al tanto para ver que, cada ser humano es esclavo de una manera u otra cuando se trata de las cosas espirituales.

Primero, las Escrituras definen bien lo que es la esclavitud:

“el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.”
1 Pedro 2:19

Una persona que fue vencida por otra persona, es por definicion esclavo de aquella.

“No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis,”
Romanos 6:16

Una persona que se somete en obediencia a otra persona, es por definición esclavo de aquella.

Segundo, las Escrituras demuestran sin duda que el ser humano en su condición natural es esclavo:

“sujetos al yugo de esclavitud.”
Gálatas 5:1

Asi se describe la vida antes de conocer la salvacion.

“en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.”
Gálatas 4:3

La inmadurez espiritual tambien le hace esclavo a uno.

Tercero, las Escrituras declaran con énfasis quien es nuestro amo:

“todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.”
Juan 8:34

El que vive en el pecado, o que practica el pecado, o que sigue al pecado, es esclavo del pecado.

“esclavos del pecado”
Romanos 6:20

Una vida vivida a su parecer, es una vida vivida como esclavo del pecado.


Ver el vídeo del evangelio en YouTube

Haz clic aquí para leer otros mensajes del Evangelio.


Las Cadenas de la Esclavitud

Es claro que nadie puede servir a dos maestros porque como dicen las Escrituras en Mateo 6:24 va a aborrecer a uno y amar al otro o va a estimar a uno y menospreciar al otro. Entonces el ser humano no va tener una lealtad dividida.

Servirle a Dios o servirle a los vicios como el alcohol, o las drogas, o los cigarros.

Servirle a Dios o servirle a los éxitos como los estudios, o el trabajo, o el negocio.

Servirle a Dios o servirle a las pasiones como las fiestas, o el noviazgo, o el sexo.

Servirle a Dios o servirle a la religión como las filosofías, o las tradiciones, o las obras.

Servirle a Dios o servirle a las personas como los familiares, o los compañeros, o los vecinos.

Servirle a Dios o servirle a las diversions como la tecnología, o los deportes, o los juegos.

Tal vez mirando la lista de cosas que te llaman la atención estás pensando sobre una u otra cosa:

“Estoy haciendo lo mejor que puedo.”
“Es que no puedo dejarlo.”
“No es culpa mía, es que así soy.”

¿En una u otra ocasión has tratado de librarte de estas cadenas? Pero te sientes como el cerdo que vuelve al lodo o como el perro que vuelve a su vomito. ¿Vuelves siempre a hacer lo mismo, como esclavo, como adicto? Este peso que sientes, este vacío que te rodea, y la incapacidad de cambiar aunque que luchas, son las evidencias de que eres esclavo del pecado.


Liberado

Necesitas a alguien que te libera porque solo, no lo podrás hacer. Necesitas a alguien que rompe estas cadenas que le tienen amarrado. Su busqueda deberia de iniciar desde ahorita. No tarda en darle importancia a este aprieto en que se encuentra.

¡Pero cuidado! No confías en las personas que “les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción.” 1 Pedro 2:19 No todos que profesan poder ayudarte podran. Lastimosamente, hay muchos que andan con una llave para soltarte de las esposas que te tienen amarados pero al instante le vuelven a poner otras. Así saliendo de una esclavitud se encuentras en otra.

Entiende bien que la religión NO SALVA. Someterse a las religiones de este mundo es someterse a la esclavitud. El Senor Jesucristo le ofrece algo mucho major y en el hay libertad verdadera.

Reconoce que El Señor Jesucristo pagó el precio de tu libertad.

“rescatados de vuestra vana manera de vivir… con la sangre preciosa de Cristo,
como de un cordero sin mancha y sin contaminación,”
1 Pedro 1:18 – 19


Una Nueva Vida

Busca la fuente verdadera de libertad:

“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”
Juan 8:36

Al ser rescatados y librados, tendrá toda libertad para seguir al Señor.

“Porque habéis sido comprados por precio;
glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”
1 Corintios 6:20

Deja un comentario

error

Favor compartir el ánimo