Lectura en el libro de Proverbios 24 – Reflexiones sobre la Biblia

Día 24: Proverbios 24

«Teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos;» Proverbios 24:21

El libro de Proverbios tiene 31 capítulos que corresponden a los días de un mes de 31 días. Es un buen habito leer el «Proverbios del Día» para poder oír la sabiduría de parte de Jehová.

¿Qué son los Proverbios? El libro de Proverbios es una guía para nuestras vidas. Incluye consejos e instrucciones en cuanto a todos los aspectos de la vida. La lectura en el libro de Proverbios provoca reflexiones sobre la Biblia y la sobre sabiduría de Jehová.

Al final de la lectura hay una breve meditación sobre un versículo clave del capítulo: Proverbios 24:21


El propósito

El tema principal del libro de Proverbios es la sabiduría. El autor Salomón anima a cada uno de adquirir la sabiduría.

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios,
el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
Pero pida con fe, no dudando nada;
porque el que duda es semejante a la onda del mar,
que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.
No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.
El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.
Santiago 1:5 – 8

Pablo anima a cada uno de escoger la sabiduría de Dios y no la sabiduría del mundo.


Lectura de Proverbios 24

1 No tengas envidia de los hombres malos, Ni desees estar con ellos;
2 Porque su corazón piensa en robar, E iniquidad hablan sus labios.
3 Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará;
4 Y con ciencia se llenarán las cámaras De todo bien preciado y agradable.
5 El hombre sabio es fuerte, Y de pujante vigor el hombre docto.
6 Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria.
7 Alta está para el insensato la sabiduría; En la puerta no abrirá él su boca.
8 Al que piensa hacer el mal, Le llamarán hombre de malos pensamientos.
9 El pensamiento del necio es pecado, Y abominación a los hombres el escarnecedor.
10 Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida.
11 Libra a los que son llevados a la muerte; Salva a los que están en peligro de muerte.
12 Porque si dijeres: Ciertamente no lo supimos, ¿Acaso no lo entenderá el que pesa los corazones? El que mira por tu alma, él lo conocerá, Y dará al hombre según sus obras.
13 Come, hijo mío, de la miel, porque es buena, Y el panal es dulce a tu paladar.
14 Así será a tu alma el conocimiento de la sabiduría; Si la hallares tendrás recompensa, Y al fin tu esperanza no será cortada.
15 Oh impío, no aceches la tienda del justo, No saquees su cámara;
16 Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal.
17 Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, Y cuando tropezare, no se alegre tu corazón;
18 No sea que Jehová lo mire, y le desagrade, Y aparte de sobre él su enojo.
19 No te entremetas con los malignos, Ni tengas envidia de los impíos;
20 Porque para el malo no habrá buen fin, Y la lámpara de los impíos será apagada.
21 Teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos;
22 Porque su quebrantamiento vendrá de repente; Y el quebrantamiento de ambos, ¿quién lo comprende?
23 También éstos son dichos de los sabios: Hacer acepción de personas en el juicio no es bueno.
24 El que dijere al malo: Justo eres, Los pueblos lo maldecirán, y le detestarán las naciones;
25 Mas los que lo reprendieren tendrán felicidad, Y sobre ellos vendrá gran bendición.
26 Besados serán los labios Del que responde palabras rectas.
27 Prepara tus labores fuera, Y disponlas en tus campos, Y después edificarás tu casa.
28 No seas sin causa testigo contra tu prójimo, Y no lisonjees con tus labios.
29 No digas: Como me hizo, así le haré; Daré el pago al hombre según su obra.
30 Pasé junto al campo del hombre perezoso, Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento;
31 Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, Ortigas habían ya cubierto su faz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida.
32 Miré, y lo puse en mi corazón; Lo vi, y tomé consejo.
33 Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir;
34 Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre armado.

(RVR 1960)


Ver el vídeo de la lectura en YouTube


Versículo Clave

Un versículo clave de este capítulo es el versículo 21:

«Teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos;»
Proverbios 24:21

El temor de Jehová es darle a Él toda la razón. ¿Y temer al rey? ¿Qué significa? Bueno es la misma expresión entonces significa darle al rey toda la razón. Y se escuchan los clamores de desde acá. ¿Cómo?

Acordémonos lo que leímos en Proverbios 21:1 “Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.” Y lo que leemos en 1 Pedro 2:13 “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior” y por fin en Daniel 2:21 “Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos.”

Los reyes son puestos por la mano de Jehová y movidos por la mano de Jehová. Y el veleidoso, ¿quién es? El veleidoso es un agente de cambio, o un revolucionario. Muchos quieren ser agentes de cambio. Pero como creyente, acuérdese que no es con tus opiniones que vas a efectuar cambios, sino con la verdad. No es con tu boca, sino con tus acciones demostrando el temor de Jehová a los que te rodean. Tomamos en serio el consejo de Gamaliel en cuanto a los asuntos de este mundo y descansemos en que Jehová sabe lo que Él está haciendo.

“Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos;
porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá;
mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.”
Hechos 5:38 – 39

Jehová nos manda orar a favor de los reyes y de los gobernadores para que sean salvos. Tranquilos hermanos.


Para Ti

Descarga aquí el pdf de la lectura de Proverbios 24 con la meditación.

¿Qué versículo en el capítulo te llama la atención? ¿Podrías desarrollar una breve meditación para meditar en el versículo el día de hoy? Descarga aquí el pdf de la lectura de Proverbios 24 con espacio blanco para escribir tu propia meditación.

¿Cómo le impactó la lectura de Proverbios 24? Deja tus pensamientos o tus comentarios abajo.

Y no te olvides de regresar mañana para leer Proverbios 25, el siguiente “Proverbios del Día”.

Deja un comentario

error

Favor compartir el ánimo