2 Tesalonicenses 3:3

“Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.”


Fidedigno

Protegido


¡Que diferencia existe entre Jehová y el ser humano! Él es fiel.

El mismo Dios que nos quiere salvar y que nos puede salvar, también nos puede sostener y nos puede proteger. El Señor no hace su obra a medias o en parte.

En realidad, Él nos salva con un propósito y el momento de nuestra salvación es nada más que el inicio de lo que Él quiere con nosotros. Algo que se realizará por completo en la venida de nuestro Señor Jesucristo.

  • “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.” 1 Tesalonicenses 5:24

En las dificultades de esta vida no hay porque desanimarse, ni porque frustrarse, ni porque tirar la toalla sabiendo en quien hemos creído. En medio de las tribulaciones, de las persecuciones o de las tentaciones… Él es fiel.

  • “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.” 1 Pedro 4:19
  • “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.” Hebreos 10:23
  • “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13

Si le fallamos, si nos desviamos o si le negamos (como lo hizo Pedro); hay esperanza porque Él es fiel. Él conoce nuestras debilidades y Él conoce nuestra declaración: “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” como escribió Pablo en Romanos 7:24.

  • “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9

Que tranquilidad nos envuelve cuando reconocemos en cuya mano estamos en verdad al momento de ser salvo. Con razón Pablo pudo decir en Romanos 8:38 – 39 “Por lo cual estoy seguro de que… (nada)… nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”


Reflexión personal: Hago mi voluntad para mi mal. Hago la voluntad de Jehová para mi bien. En Su mano estoy confiado y puedo descansar. Bajo su mano estoy protegido y puedo seguir sin temor. Él es fiel


Oración: Padre, que yo me someto a Tu señorío. Tu sabe lo que me puede hacer daño, lo que me puede tropezar. Tu provee para mis necesidades y para mi protección.


 

Deja un comentario

error

Favor compartir el ánimo