Efesios 4:20

«Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo,»


¿Quién es Cristo?

Una licencia para…


… hacer todo lo que quiero o todo lo que me da la gana hacer. Así es la doctrina “religiosa” de este mundo. Lo que las Escrituras llama otro evangelio, vientos de doctrina, fábulas, levadura, disoluciones etc… si quiere, un cierto libertinaje que, en vez de llevar al hombre a la verdad, lo deja arruinado en el error de una vida vana cuyo fin es la condenación eterna.

El cristiano ha aprendido algo diferente y el cristiano debería de andar diferente. Miramos lo que las Escrituras mencionan de la vida sin Cristo para que revisemos si hemos aprendido algo o si todavía lo anterior, eso es la carne, gobierna nuestra vida en vez de lo nuevo, que es él espíritu dado por Dios.

Romanos 11:30 “Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios”

Gálatas 4:8 “Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses;”

Efesios 2:2 – 3 “en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

Colosenses 1:21 “Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras”

Tito 3:3 “Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.”

Siendo salvo y teniendo la mente de Cristo “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.” Gálatas 5:16 y “Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz” Efesios 5:8. Así es evidente, por nuestro andar, como hemos aprendido a Cristo.


Reflexión personal: Lo que he aprendido en Cristo es que tengo una licencia para discernir entre el bien y el mal, y una licencia para escoger entre el bien y el mal. La madurez espiritual viene por lo que uno aprende de Cristo y se manifiesta en los hechos. Hebreos 5:14 “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.”


Oración: Señor, cierre mis ojos a la maldad de los pecadores que están a mi rededor y abre mis ojos a la necesidad del perdido que me rodea. Cierre mis oídos a la bulla de este mundo y abre mis oídos para discernir el clamor del perdido a la par mía.


 

Deja un comentario

error

Favor compartir el ánimo