Filipenses 1:21

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.”


Vida y Muerte

Dos realidades opuestas la una de la otra.

Dos realidades entrelazadas la una con la otra.


Pensando un momento en la vida de Cristo, ¿por quién vivió, por sí mismo o por otros? Notamos que desde el principio el Señor Jesucristo vivió con una meta, hacer la voluntad de su Padre. En pocas palabras, esa meta era dejar al ser humano sin duda en cuanto a la verdad. Una vida de sacrificio, muerto a sí mismo y viviendo para otros; “el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza”, “Dejad a los niños venir a mí”, “al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas”. En realidad, la vida de Jesucristo se resume en Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Sanando a los enfermos, enseñando la verdad, si… pero ¿qué más?

Pensando ahora en la muerte de Cristo ¿fue una pérdida o una ganancia? Sus seguidores lo miraron como pérdida hablando de su muerte en Lucas 24:21 “Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel;” Jesús les explicó como su muerte en verdad fue una victoria para la humanidad porque su muerte dio vida. “y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.” Lucas 24:46–47. Su muerte produce vida.

Luego los apóstoles entendieron lo que había acontecido y predicaron el mismo mensaje que era desde la antigüedad “De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.” Hechos 10:43. Vida por medio de muerte.


Reflexión personal: Se dice “Para mí el vivir es… bueno, es mi vida para hacer lo que quiero.” La actitud que tienen muchos fuera de la religión y tristemente también dentro de la religión. Queriendo lo que es de provecho para uno mismo. El hombre rico en Lucas 16 vivió así, y ¿de qué provecho le fue a él después de morir?

También se dice “Para mí el morir es… bueno, es que nadie sabe.” La actitud que tienen muchos. La palabra de Dios dice en Hebreos 9:27 “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. Vida y muerte, ¿Para quién?


Oración: “Ayúdame a considerar mi vida, soy salvo y ¿para quién? No me deja ser de los que son satisfechos con la salvación y no consideran el propósito de la salvación. Ayúdame a reconocer que fui comprado por El que no consideró su vida sino que la dio para darme vida, a mí quien era muerto en mis delitos y pecados. Ahora, muerto a mí mismo y vivo para Cristo. Amén.

Deja un comentario

error

Favor compartir el ánimo